Dieta celulitis: ¿Qué es la celulitis?

Descubre cómo eliminar la celulitis


Una verdad que pesa demasiado: el 95% de las mujeres padecen celulitis. Y no todas tienen sobrepeso. Muchas son delgadas. Otra verdad: no existe un método definitivo para hacerla desaparecer, pero sí métodos que, combinados, logran excelentes resultados. Si deseas acabar con tu celulitis aquí te ofrecemos la mejor guía que te informa sobre esta patología y sobre técnicas actuales que luchan contra ella: celulitis, piel de naranja y adipocitos rebeldes.

¿Qué es la celulitis?


La celulitis es un exceso de grasas que se acumula en los adipocitos -células grasas-, haciendo que aumenten su volumen. Cuanto más aumentan, mayor es su impacto en la piel, que se vuelve menos lisa, firme y aparece la piel de naranja. Pues la celulitis, es una alteración en la que intervienen grasa, acumulación de agua, residuos y mala circulación de las zonas en las que aparece: nalgas, muslos, rodillas, tobillos, abdomen y espalda. Es, por tanto, una patología y como tal no debería considerarse sólo un problema estético. La buena noticia, es posible reducir la celulitis.
Celulitis: Qué es la celulitis

Mujeres afectadas por la celulitis


Un 95% de mujeres padecen celulitis. La celulitis no sólo aparece en las mujeres con sobrepeso. La celulitis es un problema circulatorio. Pues puede padecerlo cualquier persona, incluso hombres, si bien lo sufren sobre todo mujeres a causa de los cambios hormonales, que también inciden en esta afección. Aunque no hay normas establecidas, lo más normal es padecerla antes de los 35 años.

Cómo se forma la celulitis


Hay tres tipos o estadios de celulitis: edematosa, que es la fase inicial, blanda o flácida y dura o fibrosa. Hasta 100 veces son capaces de aumentar su tamaño las células cuando todos los factores se alían para provocar la piel de naranja. El nombre médico de la celulitis es Paniculopatía Edematofibroesclerótica y también se la conocen el campo médico como Lipodistrofia.

Cuándo aparece la celulitis


A nivel hormonal, la celulitis no aparece hasta la pubertad, empeorando con el embarazo y la menopausia, cuando los niveles de estrógenos fluctúan caprichosamente. También la celulitis aparece con los cambios de peso, pues aunque las delgadas no se libran, los kilos de más no hacen sino retenerla fácilmente. Los mismos factores, tanto internos como externos (el sol, gran traicionero, se convierte en agravante), son igualmente culpables de la retención de líquidos: la circulación sanguínea se ralentiza, y también el sistema linfático, encargado de eliminar toxinas, favoreciendo la hinchazón en piernas, tobillos y pies.

Dónde se localiza la celulitis


La celulitis afecta sobre todo las piernas, tobillos y pies. Pero no sólo de las piernas vive la celulitis. En el cuerpo se encuentran otras zonas propensas a acumular y retener tejido adiposo, como son los glúteos, el abdomen y las caderas.

Por qué aparece la celulitis


Existen diversas causas que predisponen a padecerla: hormonales, congénitas, alimentarias, de estilo de vida y emocionales. En cuanto a los factores hormonales la mujer sabe mucho de sus alteraciones: pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual y demás. Un aumento de los estrógenos provoca la modificación del volumen del tejido adiposo favoreciendo el cúmulo de adipocitos. Respecto a los factores hereditarios: los antecedentes familiares predisponen. Por otro lado, hábitos alimentarios incorrectos favorecen la mala eliminación de desechos y toxinas, que pasan a acumularse. Un estilo de vida sedentario da muchos números en la lotería de la celulitis y si a ello le sumas ingesta de alcohol y tabaquismo, llevas todas las de ganar el lote completo. Finalmente, la ansiedad, el cansancio y el estrés favorecen la mala circulación, también implicada en el proceso de aparición de celulitis.

Los tipos de celulitis


Celulitis edematosa o circulatoria
Es una celulitis incipiente que se manifiesta en mujeres de todas las edades, aunque es más frecuente en jóvenes y adolescentes. Se asocia a piernas cansadas con problemas de circulación sanguínea y propensas a la retención de líquidos.

Celulitis dura o quística
Celulitis común en mujeres jóvenes deportistas que, a pesar de tener tejidos firmes, bien tonificados y sin edemas, tienen la típica piel de naranja cuando se pellizcan las zonas afectadas.

Celulitis dolorosa
Se trata de un grado avanzado de celulitis que produce dolor cuando se roza la zona afectada.

Qué es la celulitis infecciosa


La celulitis infecciosa es una variante de la celulitis. Consiste en una infección bacteriana de la capa más profunda de la piel como consecuencia de factores externos (quemaduras, raspones o picaduras). La celulitis infecciosa aparece sobre todo en las piernas, los brazos y a veces la cara. Los principales síntomas son sensación de calor en la zona afectada, enrojecimiento e inflamación. El tratamiento de la celulitis infecciosa consiste en tomar antibióticos recetados por el médico durante una semana aproximadamente.

Cómo se trata la celulitis


En una fase inicial la celulitis puede eliminarse fácilmente, pero es raro detectarla entonces. A la hora de poner remedio a la celulitis, sólo uno: constancia. Hay que tener unos hábitos de vida saludables con dieta, ejercicio y vida sana. Además usar cremas anticelulíticas efectivas y, si es necesario, usar tratamientos de carácter profesional capaces de ir directos a la grasa para disolverla y reafirmar tejidos.

Cómo diagnosticar la celulitis


Hasta la fecha quedaba bajo criterio subjetivo del médico o del profesional de estética dictaminar en qué fase de celulitis se encontraba una mujer, lo cual determinaba el tratamiento más indicado. Ahora esa apreciación puede convertirse en una medición objetiva gracias a las máquinas de diagnóstico de la celulitis.